No necesitas cirugía para deshacerte de los juanetes de forma natural.

Los juanetes son una de las dolencias más comunes que suceden en los pies.

Cuando tenemos un juanete aparecen ampollas, o un callo, enrojecimiento de la zona afectada y daños en los nervios que pueden hacer que nuestros dedos se entumezcan o duelan. Cuando aparece un juanete hay que tratarlo, si no el problema se puede hacer mayor y extenderse a las articulaciones cercanas. Los juanetes afectan con mayor frecuencia las mujeres que los hombres.

juanetes.png

El factor principal que contribuye a los juanetes es la forma de nuestros pies: si los dedos grandes de los pies son bastante más largos que el resto de los dedos, suelen a desarrollar juanetes con mayor probabilidad.

Hay muchas personas que se tienen que someter a cirugía para tratar los juanetes, pero muchas veces vuelven a aparecer aún después de haberse operado.

Tratamiento natural para los juanetes

  • Lo primero que tienen que hacer una persona que tiene juanetes es evitar llevar calzado que esté muy apretado. En vez de eso, deberías llevar zapatos que dejen espacio para que nuestro pie se mueva cómodamente.
  • Existen unas férulas especiales para las personas que tengan juanetes que ayudan a mejorar el problema. Deben ser utilizadas durante varias semanas para poder corregir la deformidad del hueso. Eso hará que el dolor se alivie.
  • Existen ejercicios especiales para rehabilitar los juanetes que ayudan a corregirlos. Éstos ejercicios consisten en estiramientos del dedo gordo del pie que ayuda que se alinee con el resto de los dedos de los pies. Hay remedios caseros que ayudan a aliviar el dolor de los juanetes y a relajar tus pies completamente. Puedes aplicar aceite esencial de lavanda y masajear el área cada noche antes de ir a dormir, ya que este aceite tiene excelentes propiedades antiinflamatorias.
  • Puedes hacer baños con sal utilizando agua caliente con dos cucharadas de sal en los pies durante 20 minutos.
  • Puedes aplicar paños de agua caliente humedecidos en agua en el juanete para aliviar el dolor. También es aconsejable que limpiemos nuestro cuerpo de los depósitos de sal. Puedes utilizar el tratamiento siguiente: por la noche, pon 300ml de agua con una cucharada de hoja de laurel picada y cocinarla durante cinco minutos en una olla.

Poner la mezcla en un termo y beber a sorbos durante todo el día a la mañana siguiente.

Después de siete días vas a notar que tienes más ganas de ir a orinar. Eso es porque nuestro cuerpo está empezando a eliminar las sales que le sobran.

Sigue el tratamiento durante dos meses y vas a ver que los juanetes de los pies desaparecen.